El autobús que protege de contagios de COVID-19

Vicente Cano
02/06/2020 – 11:13 El autocar anti coronavirus hecho en España

Evitar contagios de COVID-19 en autobús es posible si se emplean las medidas de protección personal adecuadas y el vehículo está equipado con la tecnología necesaria. De esto, precisamente, se está ocupando el Grupo Irizar en su centro de I+D en Ormáiztegui Guipúzcoa, donde ya han aplicado en un vehículo toda una batería de medidas de contención.

A diferencia del automóvil, donde el impacto de la pandemia solo se está sintiendo en el desplome de las ventas y en las fábricas  cerradas dos meses, en el transporte de viajeros la adaptación a la nueva normalidad deberá ser mucho más más rápida. Todavía solo se puede especular cómo el coronavirus cambiará los coches, pero lo cierto es que los autobuses preparados para COVID-19 ya pueden llegar a las calles.

Cumplir con las medidas de seguridad e higiene que exige el COVID-19, no implica la desaparición de un medio de transporte que registra 47.760 millones de viajes al año en España, pero desde luego es un reto. Y más dada la ocupación media de los autobuses, que es de 26 pasajeros. Unos 95.000 empleos directos y 3.500 empresas dependen de que este reto se resuelva.

Por no hablar de los usuarios, urbanos y no, dado que el autocar es -tras el coche privado- el medio de transporte más capilar y, por ello, el que más vertebra el territorio. Por no hablar de que también es el más barato, de ahí que se emplee en el 50% de los viajes interurbanos. Así, en pueblos y ciudades, el autobús deberá ayudar en la protección de contagios de coronavirus.

En todo caso, económicamente, el COVID-19 ya ha tenido un impacto importante en el sector, que la asociación Confebus cifra en 2.000 millones de euros hasta la fecha, mientras espera un plan de ayudas de Fomento que podría estar dotado con 500 millones de euros. La vuelta a la senda de 2019 no llegará en esta industria hasta 2022 y la nueva normalidad no parece que será un entorno favorable, salvo que el autobús se prepare frente al coronavirus.

En Fase III los pasajeros no deben compartir fila
En la empresa Guipuzcoana Irizar ya están adaptando sus coches a unas medidas de higiene y desinfección desconocidas hasta ahora y que exige la pandemia. Para empezar en el autobús anti coronavirus debe existir un control de accesos que evite que un pasajero con síntomas acceda al interior.

Por ello, a la entrada del autocar anti-covid hay una cámara con visión artificial que permite detectar si el pasajero lleva mascarilla y está dotada de un sensor de temperatura corporal. Si el usuario supera los 37º o no lleva mascarilla, se activa una alarma que le informa al instante de que no puede acceder al coche.

Esto, además, ayuda al conductor del autobús a cumplir con el protocolo de salud establecido. Según afirman desde Irizar, estas cámaras no registran ni graban datos personales de los usuarios, pero sí pueden ser gestionadas desde un centro de control central de incidencias sobre coronavirus en el transporte público.

Pasajeros separados por ‘burbujas de aire’ en el autobús

Cada pasajero está aislado por su propia ‘burbuja de aire’
Una vez dentro del habitáculo, paneles divisorios en las butacas de pasajeros y mamparas evitan el contacto directo y el conductor está protegido de igual manera. Sin embargo, incluso el sistema de ventilación de este autocar está preparado para impedir contagios de coronavirus.

Según afirman desde Irizar: «un flujo de aire vertical circula de arriba hacia abajo a una velocidad tal que dificulta el contagio cruzado entre pasajeros y con boquillas cerradas, el diseño de las boquillas genera un efecto “burbuja” o “campana” alrededor del pasajero que crea una barrera a los bioaerosoles generados alrededor de la misma».

                            Aire purificado en el interior

Una de las cortinas de aire de la ventilación
Esto es posible porque se ha incorporado a este autocar un purificador de aire Eco3 que garantiza que el aire que entra al habitáculo se renueva al 100% cada entre 3 y 6 minutos, lo que disminuye la cantidad de hongos, bacterias, virus, compuestos orgánicos volátiles, alérgenos en el aire y evita malos olores por medio del uso de bioaerosoles.

Este purificador se basa en la generación de ozono y según afirman desde Irizar, «a diferencia de otros sistemas de limpieza y desinfección Eco3 está diseñado para realizar su función con pasajeros a bordo y con el vehículo en marcha manteniendo los niveles saludables y evitando que se vicie el aire interior».

Desinfección automática sin pasajeros a bordo

La desinfección total se lleva a cabo con el autobús en vacío y casi automáticamente
Además, estos autobuses preparados para el coronavirus llevan instalada una toma fija para conectarse con un equipo exterior por medio de unas boquillas que introducen en el habitáculo una solución desinfectante. Este sistema permite la higienización total del coche sin pasajeros en 30 minutos.

Según su fabricante, «esta técnica de desinfección ya ha sido homologada por el Ministerio de Sanidad y se activa desde el exterior del vehículo», con una mínima manipulación y sin entrar al acceso al habitáculo. El proceso de nebulización dura entre 15 y 30 min y requiere de 3 a 4 horas de espera antes de poder acceder al autocar.

Fuentes: AUTOBILD.ES España

Translate »